viernes, 26 de mayo de 2017

LA VERDAD DE LAS COSAS



LA VERDAD DE LAS COSAS

Tal vez sean solo instantes, simples ráfagas
los momentos en los que la verdad
se muestra con sus dudas y recelos.

¿Dónde acaba la noche
y empieza la dudosa luz del día?
¿Por qué ese empeño inútil de los ríos
en conducir las aguas a los mares
si han de volver sencillas a las nubes
para empezar de nuevo un ciclo eterno?
¿Existe la función del calendario
si el tiempo corre irreflexivo y nunca
se para a festejar ningún suceso?

Acaso la verdad y la mentira
tan solo sean dos caras necesarias
para no perecer dentro del sueño.
Las cosas no preguntan, simplemente suceden.
con esa fuerza ciega con la que pasa el tiempo,
como lo que ha de ser y es sencillamente.

Estamos hechos de contradicciones,
de intentonas fallidas, de rumores,
de balas de fogueo,
que quieren disparar y no conciben

cuál es el blanco en que la luz aguarda.

miércoles, 24 de mayo de 2017

LA RAZÓN DE LA SINRAZÓN


“La razón de la sinrazón, que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura”. Cervantes; Don Quijote I,1
“Resolver en la sinrazón del votante las victorias electorales inesperadas que cunden en Europa ofrece una explicación insuficiente, que de poco sirve para responder a los interrogantes que suscitan. La condescendencia hacia el votante es el sustrato ideal para un discurso populista que se disponga a resarcir el orgullo herido de los electores enarbolando como eslogan el “porque yo no soy tonto” de la política. @sandraleon
Estas son dos citas que, aunque están concebidas para conceptos y situaciones aparentemente diferentes, creo que se compadecen y se complementan muy bien. La primera trata de explicar alguna de las causas que llevaron al caballero a “perder la razón”, o tal vez a ganarla, que de eso habría mucho que decir, y este no es el formato; la segunda aparece hoy en un periódico nacional, como parte de una reflexión, a raíz de los resultados en las elecciones internas del PSOE.
Se pone en cuestión la bondad y la certeza de los resultados de cualquier elección democrática, apunten hacia donde apunten y sean consecuencia de lo que sean, ya sea de pensamientos racionales, ya sea de expresiones sentimentales o de berrinches y hasta de gotitas de venganza personal. Si así fuera, este asunto de las elecciones socialistas se quedaría ya en un simple pretexto para la reflexión más general. Y así debería ser.
Tengo la sensación de que, en este caso, se ha votado más con el corazón que con la cabeza, de que en este guiso hay demasiadas vísceras y no tantos silogismos. Es mi sensación. Pero no puedo ir más lejos porque no puedo demostrar lo que propongo con demasiados datos. ¿Quién soy yo para entrar en la conciencia de los demás? ¿Quién soy yo para dar lecciones de nada? Repito que solo es mi sensación. Algo parecido me suscitan muchos de los resultados que veo en la vida: escaso razonamiento y demasiado impulso afectivo y emocional. Acaso porque la vida es mezcla de sentimiento y de razón o que, como decía el poeta, “piensa el sentimiento, siente el pensamiento” Qué sé yo.
Pero, sea cual sea mi sensación, más importante resulta el hecho de poner límites o no a un sistema de participación que llamamos democrático.
Tal vez, en primer lugar, recordando que es este un sistema imperfecto, pero que se trata del menos malo que conocemos. Ensalzarlo con demasiada devoción podría llevarnos a la idolatría, y esto es mejor dejarlo para los dioses. Recelar demasiado de él, en cambio, tal vez nos ponga en situación peor.
En segundo lugar, sería bueno tener cuidado a la hora de prever las consecuencias de cualquier elección y, sobre todo, a la hora de querer dar marcha atrás sin respetar los resultados. Hay que hacerse responsable de las decisiones que se toman. En demasiadas ocasiones hemos visto repetida la frase aquella de lamento “no era esto, no era esto”. Las consecuencias de estas elecciones las veremos más pronto que tarde y sobre ellas opinaremos; las secuelas de cualquier otra elección en la vida, no solo política sino de cualquier tipo, las tenemos ahí para ser analizadas y tenidas en cuenta.

Demos tiempo al tiempo porque lo hecho hecho está y nadie puede asegurar que sea ni lo mejor ni lo peor pues seguramente tiene cosas buenas y otra menos buenas. Es verdad que se opina por sensaciones y por analogías, por lo que ha sucedido en otras ocasiones y por lo que pide la lógica que puede suceder. En este asunto del PSOE y, mucho más importante, en todos los hechos que a diario se suceden en la vida. Veremos.

martes, 23 de mayo de 2017

POR LA PIEL ME TRANSPIRA LA MEMORIA


POR LA PIEL ME TRANSPIRA LA MEMORIA

Me siento a descansar en esta sombra;
por la piel me transpira la memoria,
y son mis gotas de sudor el eco
de todas las caricias
que evocan los sonidos de tu nombre.

¿Por qué no estás aquí? ¿Por qué no puedo
tomar tus manos y con ellas, juntos,
recorrer lentamente nuestros cuerpos?
Tus manos, tus mejillas, esos labios
que  miran  hacia el mar cual gaviotas,
la lisura rosada de tus senos
o el descenso febril hacia tu vientre…,
todo lo que estremece lo más hondo
de mi piel, de mi más oculto miedo.

Voy a sentir las ráfagas del aire
por si con ellas llega y me acaricia

algún recuerdo táctil de tu cuerpo.

lunes, 22 de mayo de 2017

PAÍS, PARTIDO, PERSONA


No debería dedicar esfuerzo a pensar en asuntos que pueden parecer crónica de sucesos. A mí me interesan, por encima de todo, los pensamientos, las deducciones que mi cabecita me plantee y la descripción de aquellas ideas que considere con algún alcance para mi vida y para la de los que me rodean; y, en esta línea, tengo que medir los ratos que gasto en consideraciones que afectan al PSOE, como los tengo que medir para otros casos. Llevo varias en estos días; tal vez merezcan la pena, no sé.
Se oye decir alguna vez que el orden de importancia en política debería ser el siguiente: país, partido, persona. Creo que es el correcto y alterarlo es subvertir la escala y equivocar las prioridades. También es muy posible que los tres elementos se mezclen de manera inevitable y que terminen por ser inseparables. Al fin y al cabo, estamos hablando de la condición humana. ¿Qué son los partidos sino simples instrumentos para cambiar y mejorar la sociedad'
Los electores del PSOE han elegido mayoritariamente lo que han creído oportuno. Tienen todo su derecho a hacerlo. Ojalá hayan acertado. En todo caso, se han de seguir sus dictados.
Pero yo también tengo derecho, y hasta obligación, de pensar lo que crea más acertado. Y opino que tengo la impresión de que el orden de factores en este caso no es el apuntado más arriba sino exactamente el contrario, o sea, el de persona, partido, país. Claro que esto es solo una sospecha y puedo estar equivocado. Ojalá lo esté. Porque, si no lo estuviera, querría decir que se ha consumado una operación de recuperación personal por encima de los colectivos de país y de partido, y a estos no les iría demasiado bien en el futuro. El tiempo será el que irá poniendo en limpio todo y aclarará las dudas. Yo, lo repito, deseo estarme equivocando en lo que ahora pienso.
Algo, sin embargo, sí debería quedar ya claro, y es que la participación de la militancia, en igualdad de importancia con sus cuadros y mandos -un militante un voto- debe quedar ya para siempre establecido y, lo que es más importante,  asumido; aunque habrá que regular qué tipo de consultas son las que se someten a todas las personas. Este hecho sí supone un empujón importante en la participación y en el compromiso general. No es poca cosa.
Y un peligro que ya amenaza como la tormenta en tarde nublada: la necesidad de contrapeso de poder al líder elegido. Detrás del líder, sí; con lealtad. Pero mucho más detrás de la comunidad y de la organización en general, que tiene que estar al servicio de esa sociedad antes que nada. Y en la sociedad están el partido concreto y el líder visible, pero también otras muchas organizaciones y formas de ver la vida.

Cuánto desajuste y nubes tormentosas asoman por el horizonte. Ojalá no descarguen con granizo y maten la cosecha, que ya anda escuálida y escasa.

viernes, 19 de mayo de 2017

EL MISMO IDIOMA


EL MISMO IDIOMA

Salgo al campo temprano, decidido
a aprender el idioma de la luz y el agua.
Llevo tinta en mis ojos
para que extienda letra en la hoja blanca
que se abre con el alba.

En la primera página, aparece
el verde inmaculado de esas hojas
que aún tiemblan en la luz de su ternura;
hay arroyos que arrastran
frías lágrimas que vienen de la nieve,
cansadas de las cimas solitarias;
los árboles dibujan en sus troncos
venas cuajadas y encendidas savias,
y el musgo se despierta
con la humedad y el sol en sus entrañas.

Lección de elemental naturaleza.

Pero el tema se cierra con el viento
soplando hacia mí mismo
-en lenta comunión con las tinieblas-
y con la luz y el agua señalando
que es el mismo lenguaje
el que me lee también y me descubre
sujeto principal de este capítulo:

también soy agua y luz en el paisaje. 

miércoles, 17 de mayo de 2017

ADIVINANZAS


            
 ADIVINANZAS
(Elecciones en el PSOE)

¿Y si les ganara Pachi?
Nos lo pasaríamos chachi
viendo cómo otros mariachis
fingían pasárselo guachi.

¿Y si ganara Susana?
Mira que le pone ganas
y sonríe cual alazana
mujer garrida y lozana.

Pero, ¿y si Sánchez saliera,
cual un Cid, de madriguera
y su victoria blandiera
contra la voz de cualquiera?

Sánchez, es un contradiós
buscar venganza al calor
de un enorme calentón
de los que bailan al son
de un berrinche de ocasión.

Y, en medio de tal enredo,
¿a quién he de votar yo?
Votaré como otras veces
a caballo perdedor,
y me quedaré pensando
 si no hay mejor ocasión
de gritar que son ideas
las que empujan la elección;
no personas ni venganzas
que ensalzan al ganador
y dejan sobre la lona
al que sale perdedor.
¿No saben que hay otros muchos
con igual preparación,
con el mismo compromiso,
con la misma devoción
que los que ahora se presentan
como guía y salvador?

En fin, Sánchez y Susana,
Pachi y cualquier elector,
tomaos las cosas con calma,
no deis pábulo al rumor;
si ganáis, enhorabuena;
si perdéis, sea con honor,
y a defender las ideas
de un socialismo mejor;
que una persona se marcha
pero las ideas no.

Pensé hacer un ovillejo,

me salió esta reflexión.

martes, 16 de mayo de 2017

UN DÍA MÁS


UN DÍA MÁS

En el tenaz latir del calendario,
un rutinario ruido que alza el viento
me recuerda que el tiempo sigue hilando
su tejido de olvido y de silencio.

Otra página más que se descuelga
y vuela sin parar hacia el abismo.

La miro, me contempla, me abandona
en la perplejidad de una conciencia
que no encuentra su fondo,

tan solo abismo, duda, niebla, nada.